viernes

Masaje de pies

Siempre había pensado en dedicar un día a sus hermosos pies, pero por unas o por otras nunca se ha dado la oportunidad de hacerlo y eso que se que también es una  de sus debilidades, adora fotografiar,torturar,morder,estimular y mas cosas a mis pies.

A algunas personas nos atrae esa parte tan especifica del cuerpo, nos resulta sexy, hermosa y sobre todo erótica, a mi particularmente me encantan las manos y los pies de El, me permiten recordarle de muchas formas cada vez que quiero sentirle aquí conmigo ,así que me parece un buen regalo para ofrecer a tu pareja, yo sigo teniendo la ilusión de hacerlo con mi querido Amor ; aunque reconozco que es muy sensible y cada vez que intento tocarle se muere de las risas y lucha por que no se los toque del todo jajaja se establece una lucha muy simpática entre nosotros en  donde casi siempre termino consiguiendo disfrutar mucho del juego,creo que si lo logro mimarle y acariciarle con este ritual todo tendrá otro encanto muy especial.

Hoy dedico una entrada al arte de un buen masaje de pies: tomado de internet, espero poder cumplir con mi deseo de darlo y recibirlo, porque creo que ambos lo pasaríamos en grande, dejo las instrucciones para los que les resulte agradable la idea de regalar placer.



Instrucciones para un masaje erótico en los pies

En muchos trabajos o circunstancias tenemos que pasar prolongados momentos en pie. En estas ocasiones todo nuestro cuerpo se resiente. ¿Por qué no empezar la velada dando a tu pareja un masaje erótico en los pies?
1. Prepara una bañerita caliente. Puedes aderezarla con sales de baño o algún aceite esencial.
2. Introduce el pie derecho de tu pareja y, con una jarra, rocía de agua su rodilla y déjala resbalar por la caña de la pierna durante unos minutos. Saca el pie, sécalo suavemente con una toalla, y repite el proceso con el otro pie.
3. Colócate frente a tu pareja y coloca su pie sobre tu regazo. Unta tus manos con unas gotas de aceite comestible y extiende el aceite amasando firmemente. 
4. Juega con sus dedos sin dejar de mirarle. Uno a uno, adelante y atrás, a un lado y al otro y en círculos.
5. Imagina que su pie es un bocadillo ¿Cómo lo coges? Dirígete del talón hacia los dedos presionándolo con fuerza. Hazlo varias veces.
6. Cambia de pie y repite el proceso.
7. Al terminar impón la palma de tus manos unos segundos sobre la planta de su pie, sentirá tu calor y le relajará.
8. Finaliza el masaje con la maniobra del ying yang. Coloca cada mano sobre la parte interna del tobillo de la pierna correspondiente. Desliza ambas manos con firmeza ascendiendo por la cara interna de la pierna, girando poco antes de la rodilla y desciende por la cara externa hasta el tobillo. Repite este movimiento unas 5 veces.
Llegados aquí deja volar tu imaginación… ya has llegado hasta la rodilla ¿Por qué no repites esta maniobra en sus muslos y luego retiras suavemente los restos del aceite con tus labios (concéntrate en la cara interna de los muslos)? Cuentan también que las antiguas geishas, tras un masaje en los pies, succionaban el pulgar de sus clientes, simulando una felación, y que esto les provocaba indescriptibles orgasmos.
Y es que… no en vano la punta del pulgar se asimila, en reflexología podal, a nuestro órgano más erógeno: El cerebro.
Suerte y que sea una experiencia tan fantástica como la imagino
 Entre mis fantasías también esta la ultima foto que anexo mmmmm
Nada como abrirse a todas las posibilidades ;)  .........


2 comentarios:

VolVoreta dijo...

Lo has explicado muy bien.
Terminar la sesión chupando el pulgar es requisito imprescindible para dar el siguiente paso. ¡Una delicia!

Te dejo un beso Alexia.

Fernando Pies dijo...

Estupendos consejos querida alexia ... toda una ceremonia previa, sin duda, a la compensación que un amante de los pies como yo espera...... aunque sino pasara más luego, el sólo tocarlos ya me haría feliz.