miércoles

Retomar las riendas



 Un día quise negarme lo que era evidente, lo nuestro es un lugar aparte y mi vida cotidiana  se alimenta de lo que siento por ti, ahora que comprendo que muchas cosas no serán como sueño me noto mas "feliz", porque he vuelto a recuperar mis ganas de sentirme a gusto con quien soy, ya he peleado bastante por creer que no podría con todo, ahora se que puedo, me siento fuerte, me siento genial con todo lo que tengo, de tu mano he aprendido una lección hermosa:

He aprendido que por mucho que me empeñe solo es posible disfrutar de ser quien soy si creo en mi, si me creo merecedora de todo lo que tengo, si soy capaz de saborearlo y palparlo sin reprocharme nada.


Gracias por animarme a creer, por mostrarme salidas, por contarme la verdad por muy dura que fuera, por enseñarme a perdonarte y perdonarme a mi, por tantas y tantas cosas que solo tu y yo sabemos y que hoy me permiten volver a sonreír desde dentro con el alma curada .

Sigo siendo tuya para que vuelvas a mi cada vez desees disfrutar de lo nuestro

Te quiere con todos tus aciertos y tus fallos como tu a mi

Alexia

4 comentarios:

Lilou dijo...

Te dejo un beso de mi paso por aqui,y te agrego a mi blog.

Amor a la sabiduría dijo...

Me ha parecido un poco contradictorio el principio y el final. Corrígeme si no lo he entendido bien; primero dices que te vas, que solo serás tú y disfrutarás de todo por ti misma. Luego parece que te rebajas y que estarás ahí tan solo para... ¿sexo?
Quizá no lo he entendido bien, será por el incienso que tiene frutas afrodisiacas y tengo toda la habitación perfumada *sonrisa*
Carpe diem!

alexia {All} dijo...

jajaja puede ser estoy en una etapa bastante contradictoria pero que le vamos a hacer mi vicio sigue siendo El...

Besitos

Amor a la sabiduría dijo...

Respondiendote a tu comentario... tampoco estoy de acuerdo en eso. Para mi la edad es un número, las experiencias son lo que marcan el grado de madurez. Y bueno, el amor es un sentimiento más del cual los seremos humanos no podemos escapar, pues por ello somos así de complejos, es complicado hayar un equilibrio entre razón, sentimientos y alma.
De todas formas, puede que tengas razón y con el paso de tiempo cambie mi opinión, aunque lo más probable es que la refuerze con más experiencias.
Carpe diem!