sábado

El deseo retenido


Cuando suelo retener el deseo durante mucho tiempo,
algo dentro de mi va dando vueltas y mas vueltas, se arma con cuidado una especie de pequeña bomba y cuando menos me lo espero se desata, estalla, me devora y sale en forma de sensualidad, de luz, de movimientos y giros que me hacen notar que todo va fluyendo, que ha necesitado desbordarse por todos lados y sale mi mirada felina, mis pasos decididos, mis gestos mas sexys para atraer con gran pasión la energía de mi dueño.

Me seduce dejarme llevar cuando esto sucede porque de esa forma se ha dado sin forzar ya mas nada,
me es posible sentir la liberación de una pequeña fiera que permanecía enjaulada tal vez por mis pudores o por no creer oportuno pasearla por ahí, por temores o por simple protección ,
pero dejarla libre me complace, me deja abandonarme a disfrutar de toda esta lujuria que se apodera de mi.

Hoy la he dejado volar, salir y saturarse de placeres perversos, para que pueda palpar y regodearse con ser sexo y sienta la cera caliente sobre su piel, para que muerda el dolor de las pinzas, para que goce de ser usada y pervertida al son que la hace disfrutar de ser solo suya, ahora vuelve serena, paso a paso dispuesta a seguir todo lo que El le pida, porque esta dichosa y no hay nada mas grande para ella que tener la constancia de que su dueño sigue siendo feliz solo con ella...

6 comentarios:

S.S.N. dijo...

Creo que el placer nunca es perverso, querida, pero sí puede serlo la forma de obtenerlo... En cualquier caso, te imagino muy atractiva, ataviada tan sólo con toda esa sensualidad retenida.
Un beso.

Moroi dijo...

Sobre la fiera qué tenéis dentro, es adorable. Y cómo dijo Wilde, generalizando por supuesto; no intentes comprender a las mujeres, sólo amalas. Cuando sacáis, todas, esa fiera, ese terromoto, me fascina,sólo hago eso,amaros más sin nisiquoera pensar. Seguid igual.

Saludos a ti y tu Amo.

Blau85 dijo...

Qué bonito retener para encontrárselo después más fuertemente. Me gustó.

Un beso

Su Ausencia Mi Vacio dijo...

esplendido, alexia, pero cierto es que ha veces cuesta tanto sacar esa pequeña fiera salvaje, que bueno... que decir... las circustancias nunca son faborables en algunas ocasiones.

Besos.

Rosaida dijo...

Es como un vaso que se va llenando. La mente imagina, el corazón palpita excitado y el sexo retenido desea hasta que rebosa esparciendo toda la pasión contenida.
Un beso desde mi Jardín.

AMOR dijo...

A mi me pasa lo mismo, cuando retengo ese deseo, algo me quema dentro y deja salir de mi ese animal que llevo dentro, con ganas de devorar y destrozar a la otra persona, pero eso si en la cama, en el suelo, sobre la mesa, en la ducha y...................
uffffffffffffff....... me voy que estoy reteniendo ese deseo
BESAZOS!!!!!!!!